Cómo dormir bien si trabajas de noche

Como saben todos los que alguna vez lo han experimentado, trabajar de noche es un poco como vivir al revés. Todos duermen mientras tú trabajas, y cuando la mayor parte de las personas se preparan el desayuno los trabajadores con turno nocturno se ponen el pijama después de una larga jornada de trabajo. Millones de personas en España trabajan en horario nocturno: médicos, enfermeras, personal de limpieza, taxistas, policías, bomberos, músicos, trabajadores de servicios de emergencias . . Trabajar de noche puede afectarnos física y psicológicamente, porque lo habitual es que el día sea para vivir y la noche para descansar. Y allí están los trabajadores con turno nocturno, como si condujeran en dirección contraria.

Las personas que trabajan de noche tienen un poco más difícil dormir bien, por lo que en estos colectivos puede ser más frecuentes las alteraciones del sueño, y en general, su sueño no es igual de reparador.  Nuestro cuerpo está “diseñado” para dormir cuando no hay luz natural, y por ello, conseguir dormir durante el día  puede ser más complicado. En general, las personas que trabajan de noche suelen dormir entre 1 y 4 horas menos que las personas con un horario de trabajo diurno. Y es que las personas que trabajan de noche luchan contra sus propios ritmos biológicos, y aunque logren dormirse al volver del trabajo, pueden despertarse fácilmente.

Si estás en esta situación, hay algunos consejos que pueden ayudarte a dormir algo mejor:

  • Cuando estés trabajando de noche, trata de que haya la mayor cantidad de luz posible, aunque tenga que ser, evidentemente, luz artificial. Te sentirás más despierto. Cuando te vayas a casa y ya haya amanecido, usa gafas de sol,  para reducir la cantidad de luz y ayuda a tu cuerpo a prepararse para dormir.
  • En la medida de lo posible, acuéstate cuanto llegues a casa y fija una hora para levantarte e intenta respetarla. Deberías intentar dormir sin interrupciones durante 7 horas.
  • Es importante que cuides las condiciones ambientales de donde vayas a dormir. Baja bien las persianas para que no se cuele la luz del día, y utiliza tapones para los oídos, ya que durante el día hay más ruidos que pueden despertarte. Tienes que intentar que, al menos en tu dormitorio, sea de noche. Puedes ayudarte también de un antifaz.
  • Desactiva  o silencia el teléfono y los aparatos electrónicos hasta la hora de levantarte.
  • Si aún así te resulta imposible dormir siete horas seguidas, prueba a dormir lo que puedas y echar alguna pequeña siesta, pero intenta ser constante: no varíes tus horarios cada día, ya que la rutina es fundamental para dormir bien. Esto incluye también el horario de las comidas, así que no te olvides de intentar respetarlos también.

Foto: © anekoho – Fotolia.com